Tocineando a la Bipolar

De todo lo que soy y lo que tengo

De una plaza de garaje… a unos zapatos marzo 7, 2010

En estas ultimas dos semanas he sido co-protagonista de dos situaciones parecidas con igual final, pero distinta reacción. Primera situación, hace dos semanas, llamé al dueño de la plaza de garaje que tenia alquilada para decirle que la dejaba (sin mas explicaciones, no las crei necesarias) y se enfadó. Su actitud fue educada, pero entre lineas se podía entender  “bueno bueno, tu sabrás, niñata de mierda… pero volverás a mi”. Yo me quedé un poco a cuadros, he realizado mis pagos puntualmente todo los 5 de cada mes y tengo la plaza impoluta, que problema tiene este hombre conmigo? Entiendo que le siente mal que deje el alquiler de la plaza, pero en mi barrio otra cosa no, pero pretendientes para plazas de garaje hay a patadas, osea que no le será difícil encontrar otro inquilino.

Segunda situación, me compré unos zapatos en el Factory de Alcobendas, unos zapatos de tacón con plataforma, unos zapatos que me encantan, unos zapatos que son verdaderamente preciosos, pero que son los típicos zapatos que muy bonitos en escaparate muy feos en tus pies y piernas de tocino. Reconozco que me sentía encima de esos zapatos como la reina de Saba, pero yo me conozco y me los pondría 1 o 2 veces y es un gasto innecesario. Pues fui a la tienda y la dependienta  superamable me atendió tan bien y me hizo sentir tan a gusto con mi decisión, que me fui supercontenta,  por el trato recibido, pero supertriste por dejar ahí mi sueño con plataformas.

Como puede ser que la reacción hacia una devolución de una plaza de garaje o unos zapatos sean tan distintos? Ya sé que son elementos distintos, pero al fin y al cabo es la devolución de una cosa que ya no quieres o necesitas. Pues así fue… y te pones a pensar… los seres humanos reaccionamos de distinta manera ante el rechazo. Yo como ya tengo máster patentado en rechazos de todo tipo, no lo tomo todo a la tremenda, será cuestión de forma de ser, prioridades o que coño, que nunca le hayan rechazado o que yo ya tengo tanto callo de los rechazos que sufro y he sufrido todos los dias de mi vida, que me lo tomo mucho mejor.

Al final de todo, yo tengo mi plaza de garaje nueva flamante, pero sin mis zapatos de ensueño, eso si con la conciencia muy tranquila…

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s