Tocineando a la Bipolar

De todo lo que soy y lo que tengo

Tocino, que gilipollas eres!! diciembre 2, 2010

Después de mi incorporación al trabajo el lunes, descubrí varias cosas, una, que no podías irte de baja porque rápidamente se aplicaba el refrán: Quien se fue a Sevilla…., dos, que mi jefe era un embaucador y un mentiroso y que por su malas artes, tres, me había endiñado un marrón histórico con un jefe nuevo que es un mutante….

Después de contarme mis nuevas tareas y que temporalmente tendría que ir a la oficina del cliente (durante un par de días), me quedé cabreada como una mona porque me tenia que ir de mi sitio calentito, apacible y amistoso, para meterme en la oficina del cliente, fría, reticente, poco amistosa y que ademas, es el sitio donde ahora trabajaba el dólar… Y así fue, el martes a las 8:53 A.m, estaba en la puerta del cliente, buscando sitio donde tirar mi coche, cuando pude distinguir entre la gente una forma de andar que ya conocía y una calva que también conocía… mierda, yo que no quería encontrarme con el dólar y me doy de bruces con él.

Y así empezó mi gala Tocino, que gilipollas eres!! (como Murcia que hermosa eres!!). Gilipollas de mi, le mandé un mensaje para hacer notar que estaba en el mismo edificio que él, a lo que me contestó que podíamos quedar para tomar un café (algo totalmente inviable dada mi situación estomacal). Gilipollas de mi, fui a buscarle a su sitio para entablar una conversación formal y surrealista donde yo solo quería besarle y él, a saber que quería. Gilipollas de mi, me ofrecí a llevarle a su casa, porque yo tenia coche y el no y claro le llevé, manteniendo de nuevo una conversación surrealista donde él insistió como unas doce veces, que al día siguiente teníamos que comer juntos (algo totalmente inviable dada mi situación estomacal). Gilipollas de mi me creí que ese interés por estar a mi lado, por pasar tiempo conmigo, era real. Algo que, al día siguiente, mientras esperaba en la puerta del cliente, el dólar se encargó de destrozar, me encontré con él de nuevo y me dijo: Oye, que al final no vamos a poder comer juntos, que he quedado a comer en el Kinepolis con una chica, pero nos tomamos un café luego vale?. Gilipollas de mi, le dije: Si claro, no pasa nada, cuando realmente estaba pensando: Tocino, que gilipollas eres!!

Y lo malo no es eso, sino que ahora, tengo que ir al cliente, al sitio donde esta trabajando del dólar con asiduidad y seguro que volveré a protagonizar otra gala Tocino, que gilipollas eres!!, porque no aprendo, porque no sé aprender, porque no quiero ver que a este tío no le intereso y nunca le he interesado y que cualquier cosa que haga para agradarle, sea llevarle a su casa, sea llevarle a Cuenca en caballito, no va a servir de nada, porque el no ve nada en mi y a su lado, me siento como la nada.

Anuncios
 

2 Responses to “Tocino, que gilipollas eres!!”

  1. La Rana Says:

    Pues basta ya de tíos que no nos convienen!! Se acabó el cabronismo!
    “la realidad es mucha y muy mala” si, pero está llena de posibilidades!!

  2. saramsg Says:

    El primer mensaje fue la el error!!! Cuando te den ganas de mensajearle mensajéame a mí y nos echamos unas risas. Verás!!!!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s