Tocineando a la Bipolar

De todo lo que soy y lo que tengo

Al final todos amarillos marzo 16, 2011

Últimamente no escribo mucho en el blog, ya sea porque llego a casa muerta de sueño (algo bastante habitual), porque no me pasa nada digno de reseñar o lo que me pasa, de momento, no quiero contarlo, no vaya a ser, que se acabe.

Así que vamos con un tema de actualidad, Japón. El viernes 11 de marzo, Japón sufrió un terremoto de 9 grados sobre la escala de Richter (de un total de 10) y luego un tsunami provocado por el terremoto. Vamos, no querías café?… Pues toma dos tazas.

A mi lo que me ha llamado la atención, es que jamás, en lo que llevo de vida, una catástrofe natural ha sido tan grabada, fotografiada y emitida en directo. Y es que esto es Japón y allí sin una cámara estas perdido. Ademas, la gente en lugar de correr presos del pánico, realizar saqueos y llorar desconsoladamente, se comporta de una manera ordenada, esperando las colas para el abastecimiento de víveres, tranquilamente, intentando volver a la normalidad lo antes posible. Y es que esto es Japón y allí otra cosa no, pero orden, tranquilidad y aquinohapasadonada que no falten.

Como consecuencia del terremoto y posterior tsunami, ha habido casi 4.000 fallecidos, unos 10.000 desaparecidos, pueblos arrasados (hasta el punto de desaparecer de los mapas), millones de personas desplazadas… Y unas cuantas centrales nucleares que están dando mas de un quebradero de cabeza.

Y es que el peligro de una fuga radiactiva o radioactiva(que lo he buscado en la RAE, en prevision de CapitanÑReloaded), está haciendo que los medios de comunicación se olviden de la tragedia humana y se centren en otra tragedia humana, mas gorda aun si cabe que la anterior, una fuga radioactiva.

¿Que pasaria en caso de una fuga radiactiva? Pues que el escape puede causar daños graves en la población, como el desarrollo de varios tipos de cáncer. Pero además, también puede llegar a la cadena alimentaria. No sólo el peligro de la radiactividad está en inhalarlo a través de los pulmones, sino que también es posible que llegue a los alimentos si llueve.

¿Cuales son las consecuencias en nuestra salud? Depende del nivel de exposición. Los cánceres más comunes que se suelen desarrollar a largo plazo en estos casos son los de tiroides, de huesos o leucemia. Las zonas más vulnerables del cuerpo son las células que recubren el intestino y el estómago, así como los glóbulos que producen células en la médula espinal. Además del cáncer, la radiactividad es peligrosa porque puede provocar también cambios o mutaciones en el ADN que luego pueden provocar cáncer.

¿Cómo tratar la radiactividad? Para tratar de evitar la radiactividad hay dos medidas: la evacuación y la toma de yodo. La administración de yodo potásico es la mejor manera de paliar los efectos de la radiactividad en la población, pues hace que aumente la producción de glóbulos blancos para contrarrestar el daño que puede producirse en la médula espinal, con lo que se reduce a su vez, que se produzcan otras infecciones mayores.

Y aunque Japón, nos quede un poco a trasmano, el peligro está ahí, porque las corrientes de aire (que ahora están haciendo que las fugas radioactivas acaben en el Pacífico), pueden cambiar y hacer que en caso de fuga radioactiva, la nube llegue hasta Europa. Y ahí estamos nosotros…

Total, que al final, todos amarillos como limones. Está visto que las desgracias nunca vienen solas. Desde aquí, ánimo a los nipones.

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s