Tocineando a la Bipolar

De todo lo que soy y lo que tengo

La discriminación invisible abril 29, 2011

Ahora que peso 32 kilos menos, puedo entrar en tiendas donde antes, o iba a por complementos o ni se me ocurría entrar. Y en el caso de que entrara, las dependientas me miraban con cara de: Vas a mirar complementos, ni me molesto en preguntarte. Ahora sin embargo, cuando entro en esas mismas tiendas, todo son atenciones: Puedo ayudarte? Te busco tu talla? Necesitas algo?. Todo atención y servicio. Y yo me pregunto… Es que antes no me merecía la misma dedicación?

Es curioso como por nuestro aspecto, nos discriminan de una manera u otra. Y aunque todos digamos (y ahí me incluyo) que lo mas importante es el interior, la persona, la esencia… Al final, lo mas importante es la apariencia, no seamos hipócritas.

Yo siempre he pensado que existe un baremo, una puntuación para cada uno de nosotros, podemos ser un 4 o un 8, dependiendo de nuestro aspecto físico, carácter, personalidad… Y puedes mejorar o empeorar tu puntuación en función de lo que mejores o empeores las características que te definen.

Sin ir mas lejos, yo antes creo que era un -2 y ahora llego al 6 raspado, como siempre he dicho, yo no soy guapa, soy resultona, aunque por dentro sigo siendo la misma. Y es que realmente no somos ni guapos ni feos, somo normales, luego están las excepciones de guapos y feos, que son 4 y poco mas.

Pero incluso aunque seas guapo o feo, con lo que al final te quedas es en cómo es la persona interiormente, aunque claro, antes has pasado el filtro de cómo es la persona exteriormente, inevitablemente.

Yo conocí una vez, a un chico al que Dios precisamente no le había llevado por el pasillo de la hermosura, pero sin embargo, era un verdadero encanto.. Atento, cariñoso, inteligente, con un gran sentido del humor.. Y resulta que ese chico, tenia una novia a la que Dios si le había acompañado por el pasillo de la hermosura. Entonces, ahí lo entendí todo, porque cuando yo conocí a ese chico mas en profundidad, me di cuenta de que su belleza realmente estaba en su interior y hasta he de decir que me sentí atraída por él.

También he experimentado el caso contrario, conocí a un chico al que Dios le había llevado repetidas veces por el pasillo de la hermosura, pero curiosamente, se había olvidado de pasearle por el pasillo de la inteligencia, el saber estar y el sentido del humor. En resumidas cuentas, bonito envoltorio pero vacío de contenido. Y curiosamente, toda la atracción física que yo pude experimentar al conocerle, se diluyó en los primeros 15 segundos de conversación.

Así que hagamos un ejercicio, valoremos mas a las personas por el interior que por el exterior, y ahí me incluyo yo. Y a las dependientas de tiendas donde la talla mas grande es la que podría ponerse una niña de 13 años, que se metan la ropa por donde les quepa y que tengan un poco mas de delicadeza, que hoy están ahí de dependientas prepotentes con una talla 36, pero mañana a saber donde están y que talla tienen, que la vida da muchas vueltas, guapetonas.

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s