Tocineando a la Bipolar

De todo lo que soy y lo que tengo

Lo normal… es sentirse bien mayo 2, 2011

Carmen Machi, actriz a la que adoro, protagoniza la campaña publicitaria de un yogur, que otrora, tenia como imagen a José Coronado, que cuchara en mano y cara de asco, nos intentaba convencer de que el famoso yogur que nos ayuda a ir al baño, era lo mejor de lo mejor, con poco éxito.

Al tema, en ese anuncio, la actriz, repite una y otra vez… Lo normal es sentirse bien. Y es cierto… Tanto a nivel intestinal como emocional. Ahora que mi amigo gay no está bien, gracias al perroflauta de su ex novio, es cuando mas me doy cuenta de que lo mas importante, es sentirse bien… ademas de pasarlo bien.

Cuando conoces a una persona, existen una serie de características, de acciones, de cosas… que nos hacen ver el peligro, la normalidad o no, de una posible relación con esa persona. Son como detectores de las cosas que en el pasado ya sabes que no han funcionado y que tienes almacenados en la cabeza para utilizarlos como filtro para relaciones del futuro.

En ocasiones, ese filtro funciona a la perfección, conoces a alguien, identificas las señales y automáticamente, rechazas cualquier tipo de relación con él. Pero otras veces, ese automáticamente es, con efecto retardado, tarda unos cuantos días, semanas o meses, terminas filtrando y terminas también desgastado, hasta las narices y mas fino que el coral.

Vamos a centrarnos en el automáticamente con efecto retardado. Si a pesar de las señales, sigues adelante con una persona que sabes que va a ser dañina, puede ser por muchas razones, mas que razones, excusas: Cambiará, Hay que dar una oportunidad a todo el mundo, Todo el mundo merece una segunda oportunidad, Yo le haré cambiar, Yo seré su mentor, Yo… Yo… Yo… Cuando realmente estas pensando Tu… Tu.. Tu.. Tu cambiarás, Tu me darás una oportunidad, Tu haces que me sienta útil…

Porque aunque no lo creamos, no estamos pensando en nosotros, estamos pensando en esa persona, dejamos que entre en nuestra vida, en nuestra casa, en nuestra cama, en nuestro corazón, dándole carta blanca para poder destrozar todo lo que ellos no tienen, a saber: estabilidad, futuro, buen corazón, seriedad, fidelidad, felicidad… No tienen objetivos en esta vida, pero joder la nuestra se les da de perlas.

Entiendo que hay gente a la que le encantan este tipo de relaciones… extremas, desgarradoras, intensas hasta rozar el dolor, impredecibles… Pero seamos serios, ese tipo de relaciones, no son sanas, no son buenas, es como vivir en un culebrón perpetuoY quien quiere eso? Yo, desde luego no.

Entiendo que hay gente a la que una relación normal, sana, tumecompletas… Como que no tiene gracia, es demasiado constante.. No sientes la necesidad de salvar a nadie, de ser salvado, de ser vapuleado… Eres feliz.. Y eso no es bueno, no no… Estamos en esta vida para sufrir y cuanto mas, mejor.

Quien quiera ser la reencarnación de Topacio, me parece estupendo, insano, pero estupendo. Yo antes era la co-protagonista de mi culebrón particular, hasta que me di cuenta de que conociendo a una persona normal, teniendo una relación normal con sus tiempos y pasos normales… Soy feliz. Y eso me gusta. No necesito montañas rusas emocionales, ni apariciones marianas, ni desapariciones Copperfilianas, ni salvar a nadie, ni ser el mentor de nadie… Necesito estar bien, y eso solo está en mi mano, en la de nadie más.

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s