Tocineando a la Bipolar

De todo lo que soy y lo que tengo

La exigencia que ahoga mayo 23, 2011

Filed under: Tocinismos — sdrosell @ 8:26 am
Tags: , , , , , , , ,

Grandes expectativas, objetivos posibles o imposibles que tenemos en cada una de las parcelas de nuestra vida, ya sea en el trabajo, en la familia, en el amor… Y que muchas veces no se cumplen… Y en esas ocasiones se te queda una cara de imbécil que es bastante difícil de borrar.

Reconozco que soy una persona muy exigente, exigente conmigo misma, con mi familia, con mis amigos, con mis parejas, con los funcionarios del estado… y eso hace que me convierta en mi propio enemigo, en el enterrador de mis expectativas y lo mande todo a la mierda.

Esta exigencia se la debo a mi padre, desde pequeña yo tenia que ser la mejor, la mejor en los estudios, la mejor en clase de música, la mejor en casa, la mejor en el trabajo, la mejor persona, la mejor hija…. la mejor según él claro….

Por ejemplo, a mi nunca se me han dado bien las actividades físicas, los deportismos no son lo mio y siempre aprobaba gimnasia por los pelos… Y un año al llevar las notas a casa, donde había sacado sobresalientes en todas las asignaturas, menos en gimnasia que tenia un suficiente, mi padre me echó la bronca por no ser la mejor y no esforzarme mas… Y ahí me di cuenta que por mucho que yo estudiara, me esforzara y lo diera todo… nunca seria suficiente para mi padre.

Y ahora hago lo mismo conmigo misma y con las personas que me rodean. Después de remodelar mi cuerpo hasta llegar al peso idóneo, ahora me he propuesto arreglarme los dientes, que son feos, no me gustan y quiero cambiarlos hace tiempo… Pues a ello voy, con braquets incluidos…

Y también lo hago con mis amigos, sino me hacen caso, sino están ahí cuando yo quiero, si no hacen las cosas lo mejor posible, según mi opinión, les juzgo de una manera tan cruel, que me río yo del tribunal de la Haya, luego recapacito y me doy cuenta de lo cruel que puedo llegar a ser, por mi puñetero nivel de exigencia

Este fin de semana he empezado la zanja de la muerte de mi relación con el motero. El sábado, después de una conversación eroticofestiva por teléfono, me dijo que se iba a Sol a ver a los manifestantes y que luego se iba a casa de un amigo suyo para verla, y que el domingo se iba de ruta por la montaña, así que quedamos en que el domingo, después de su paseo emulando a Labordeta nos veríamos… y yo presa de la emoción de verle y del enamoramiento, me pasé 2 horas en la cocina haciendo sushi y me puse mi mejor vestido para tener una cena romántica…. Y así me quedé, plantada y con sushi

El motero, el sábado, se lió en la visita a la casa de su amigo y luego en la acampada de Sol y se cogió una borrachera de tres pares y el domingo no estaba para nada... ni siquiera para llamarme y cancelar? Y ahí… el motero ha empezado a perder puntos.

Vale, que todos somo humanos, vale que yo soy muy exigente, pero este capitulo ya lo he pasado (esa escena del Faraón que repitió unas tres veces) y por mas perdóname, lo siento y demás excusas que el motero me daba, cada una de las expectativas que había puesto en esta relación se iban diluyendo.

No sé, esta noche no he dormido nada, dándole vueltas a todo esto, seré yo muy exigente? no quiero ver las señales que me dicen que esta relación es como el resto? Me asaltan tantas preguntas a las que no tengo respuesta, que prefiero no pensarlas, espero que pase pronto este día y la cara de idiota se me desdibuje de la cara.

Anuncios