Tocineando a la Bipolar

De todo lo que soy y lo que tengo

Depresión maníaca o trastorno bipolar octubre 5, 2013

Informacion general sobre la depresion

La depresión es un trastorno depresivo que afecta al cuerpo, al estado de ánimo y los pensamientos de un adolescente. Puede afectar y alterar la alimentación, el sueño o la forma de pensar. No es lo mismo que sentirse infeliz o “triste”, ni es un signo de debilidad personal o un estado del que uno pueda liberarse por la voluntad o el deseo. Los niños y adolescentes con una enfermedad depresiva no pueden simplemente “arreglárselas para salir adelante” y mejorar. A menudo se necesita tratamiento, que muchas veces es decisivo para la recuperación

Tres tipos de depresion:

  • depresión mayor (depresión clínica)
  • depresión maníaca (trastorno bipolar)
  • distimia (trastorno distímico)

¿Qué es la depresión maníaca?

La depresión maníaca, también conocida como trastorno bipolar, se clasifica como un tipo de trastorno afectivo (o trastorno del estado de ánimo) que es más intenso que los altibajos emocionales diarios comunes, y que se ha convertido en una enfermedad médica seria y en una preocupación de salud importante en este país. La depresión maníaca se caracteriza por episodios periódicos de euforia, felicidad, estado de ánimo elevado, o irritabilidad extremos (este estado también se conoce como manía) que alternan periódicamente con los síntomas clásicos de depresión mayor.

¿A quiénes afecta la depresión maníaca?

Cada año, la depresión maníaca afecta a más de 5,7 millones de estadounidenses adultos, de 18 años en adelante. Y, entre el 20% y el 30% de los pacientes adultos con trastorno bipolar informan que han tenido su primer episodio antes de los 20 años de edad. Cuando los síntomas están presentes desde antes de los 12 años, a menudo se confunden con el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), un síndrome caracterizado por dificultades serias y persistentes que llevan a falta de atención o “distracción fácil”, impulsividad e hiperactividad.

La depresión maníaca afecta a hombres y mujeres por igual (aunque las mujeres tienen mayor tendencia a presentar más síntomas depresivos y menos síntomas maníacos), suele comenzar en la adolescencia o al principio de la edad adulta. Rara vez se observa en niños pequeños.

Es probable que la depresión maníaca afecte a familias y se cree que en algunos casos es hereditaria. La historia familiar de abuso de sustancias también aumenta el riesgo de depresión maníaca. Los investigadores todavía están haciendo estudios intensivos para identificar un gen que podría ser responsable de este trastorno.

¿Cuáles son los síntomas de la depresión maníaca?

La siguiente es una lista de los síntomas más comunes de depresión maníaca. Sin embargo, los síntomas pueden ser diferentes en cada persona.

Algunos de los síntomas depresivos son:

  • sentimientos persistentes de tristeza
  • sentirse desesperanzado o desamparado
  • baja autoestima
  • sentirse incapaz o incompetente
  • culpa excesiva
  • sentir deseos de morir
  • pérdida del interés en las actividades habituales o de las que antes disfrutaba
  • dificultad con las relaciones
  • alteraciones del sueño (como insomnio, hipersomnia [dormir demasiado])
  • cambios en el apetito o el peso
  • menos energía
  • dificultad para concentrarse
  • menor capacidad para tomar decisiones
  • ideas o intentos de suicidio
  • malestares físicos frecuentes (como dolor de cabeza, dolor de estómago, cansancio)
  • escapar del hogar o amenazas de hacerlo
  • hipersensibilidad al fracaso o al rechazo
  • irritabilidad, hostilidad, agresión

Algunos de los síntomas maníacos son:

  • autoestima exagerada
  • menor necesidad de descansar y dormir
  • aumento de la tendencia a la distracción y la irritabilidad
  • participación excesiva en actividades placenteras o de alto riesgo que podrían tener consecuencias penosas; esto puede incluir conducta provocativa, agresiva, destructiva o antisocial (p. ej. promiscuidad sexual, conducción temeraria, gastar dinero de manera imprudente, abuso de alcohol o drogas ilegales).
  • locuacidad excesiva (hablar rápido, cambiar de tema rápidamente, no se lo puede interrumpir)
  • sensación excesiva de entusiasmo o euforia
  • cambios severos del estado de ánimo como sentirse inusualmente feliz, tonto, enojado, agitado o agresivo
  • aumento del deseo sexual
  • aumento del nivel de energía
  • poco sentido común, que no es característico de la persona
  • aumento de la negación

Algunos adolescentes en fase maníaca presentan síntomas psicóticos, como alucinaciones o ideas delirantes.

Para establecer el diagnóstico de depresión maníaca el paciente debe presentar síntomas depresivos y maníacos de distinto grado, de acuerdo con la severidad del trastorno. Los síntomas de depresión maníaca, especialmente en un adolescente, pueden ser parecidos a los de otros problemas (p. ej., abuso de drogas ilegales, trastorno por déficit de atención e hiperactividad, delincuencia) o trastornos psiquiátricos. Consulte siempre con el médico de su niño para saber cuál es el diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la depresión maníaca?

Se ha demostrado que la depresión suele coexistir con otras enfermedades médicas, como enfermedad del corazón, cáncer o diabetes, y con otros trastornos psiquiátricos, como abuso de sustancias o trastornos de ansiedad. Por ello, buscar un diagnóstico y tratamiento sin demora es decisivo para la recuperación. El diagnóstico a menudo se establece después de un examen psiquiátrico y una historia médica completos realizados por un psiquiatra u otro profesional de la salud mental.

El tratamiento de la depresión maníaca:

El médico de su hijo determinará el tratamiento específico de la depresión maníaca de acuerdo a:

  • la edad, el estado de salud general y los antecedentes médicos de su hijo
  • la severidad de los síntomas
  • la tolerancia de su hijo a medicamentos, procedimientos o tratamientos específicos
  • las expectativas de la evolución de la enfermedad
  • lo que usted opine o prefiera

Los trastornos del estado de ánimo, como la depresión maníaca, a menudo pueden tratarse de manera eficaz. El tratamiento siempre debe basarse en una evaluación integral del niño y su familia. El tratamiento puede incluir uno o más de los siguientes:

  • medicamentos (p. ej., estabilizadores del estado de ánimo como el litio, el valproato o la carbamazepina, y/o antidepresivos como Prozac, Zoloft o Paxil)
  • psicoterapia (por lo general terapia cognitivo-conductual y/o terapia interpersonal)
  • terapia familiar
  • consulta con la escuela del niño

Los padres cumplen una función de apoyo vital en todo proceso de tratamiento.

Reconocer los cambios del estado de ánimo diversos y extremos asociados con la depresión maníaca es crucial para lograr un tratamiento eficaz y evitar las consecuencias potencialmente penosas de la conducta impulsiva maníaca.
En la mayoría de los casos, se requiere tratamiento preventivo a largo plazo para estabilizar los cambios del estado de ánimo asociados a la depresión maníaca.

Cómo enfrentar la enfermedad y recibir apoyo

Educación del paciente: Nuestras enfermeras están disponibles para guiar a los padres lo largo del tratamiento de su niño y para ayudar a contestar cualquier pregunta que tengan. Las enfermeras también se comunicarán por teléfono con ustedes para continuar el cuidado y apoyo que recibieron en Children’s.

De padre a padre: ¿Quiere hablar con alguien cuyo niño haya recibido tratamiento para la depresión maníaca, el trastorno bipolar o una enfermedad similar? Podemos ponerlos en contacto con otras familias que están dispuestas a compartir la experiencia que han tenido.

Apoyo confesional: Si usted y su familia necesitan apoyo espiritual, podemos conectarlos con la capellanía de Children’s. En nuestro programa participa cerca de una docena de clérigos representantes de las tradiciones episcopal, judía, luterana, musulmana, católica romana, unitaria y de la Iglesia Unida de Cristo que le escucharán, rezarán con usted y le ayudarán a observar las prácticas de su creencia religiosa durante su experiencia de tratamiento.

Profesionales de asistencia social y salud mental: Nuestros asistentes sociales y profesionales clínicos de salud mental han ayudado a muchas otras familias que pasaron por una situación similar a la suya. Podemos ofrecer asesoramiento y ayuda para afrontar el diagnóstico de su niño, y las tensiones emocionales relacionadas con la enfermedad y las dificultades económicas.

 

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s